EL PROYECTO

proyecto

El proyecto que aquí se presenta surge del interés de la Red de Economía Alternativa y Solidaria de Aragón (REAS Aragón), la Universidad de Zaragoza y la Universidad de Valencia en la búsqueda de propuestas constructivas que contribuyan en el afianzamiento de la colaboración entre el sector público y el sector de la economía social para impulsar políticas con un claro objetivo de servicio público, en interés del conjunto de la ciudadanía y, especialmente, de aquellos grupos sociales que se encuentran en una situación de especial desprotección.

Porque, los profundos cambios sociales acontecidos en el último cuarto del siglo XX provocaron, entre otros, cambios en el modelo tradicional de familiar nuclear, la incorporación de la mujer al mercado laboral o el progresivo envejecimiento de la población. Una nueva realidad que ha generado la emergencia de sectores sociales desprotegidos a los que el Estado del Bienestar no es capaz de dar respuesta adecuada.

En este marco,la administración tiene en las entidades de economía social un inestimable aliado. Su compromiso con la comunidad es inequívoco, del que se deriva su denodado interés en la lucha contra los problemas sociales. Circunstancia que las convierte en colaboradores imprescindibles de la Administración en el desarrollo y gestión de políticas públicas que afronten soluciones para los actuales problemas sociales y económicos en las que sea beneficiaria la inmensa mayoría de la ciudadanía.

Además, en el actual escenario de crisis económica, algunas de las consecuencias más devastadoras para la cohesión social que se han materializado en nuestro país tienen que ver, en primer lugar, con un aumento sin precedentes del número de personas que no tienen acceso a un empleo de calidad y de larga duración; situando las cifras de desempleo entre las más altas de la Unión Europea. En segundo lugar, y derivado de la crisis financiera, la obligación impuesta de controlar el déficit público, ha llevado a la adopción de políticas basadas en la austeridad y la reducción del gasto social. Provocando, de esta manera, una progresiva reducción de los servicios destinados a mantener nuestro Estado del Bienestar.

Así, la reducción, fruto de la crisis económica, cuando no desmantelamiento, de servicios públicos destinados a mantener el bienestar social, y factores previos a la misma (cómo el envejecimiento progresivo y la visibilización de una población crecientemente “dependiente”) que demandaban un apuntalamiento y consolidación de las políticas de bienestar, han conducido en la actualidad a una sobrecarga sin paliativos de los servicios públicos. Sobrecarga que facilita la irrupción de posiciones (teóricas, ideológicas, científicas, políticas) que ponen en cuestión la sostenibilidad del actual modelo de prestación de servicios públicos.

Por ello, en la búsqueda de soluciones que integren a la mayoría, las entidades promotoras de este proyecto, que tiene como origen el seminario llevado a cabo en Valencia hace ahora un año, consideran imprescindible la colaboración y cooperación entre la Administración pública y las entidades de economía social. Una participación que se materializa en las actuaciones que ambas pueden desarrollar de manera conjunta. Al análisis y puesta en valor de esta relación están destinadas las actuaciones ya realizadas (Seminario de Valencia), las que se van a llevar cabo próximamente (Seminario de Zaragoza) y las que se están diseñando en estos momentos.

El equipo promotor.